Día de la Memoria

Institucionales 24 de marzo de 2016 Por
El presidente de la institución, Víctor Vélez, en esta editorial reafirma la vigencia de los Valores básicos del Estado de Derecho.
24 de marzo

En el Día de la Memoria la FAM reafirma la vigencia de los Valores básicos del Estado de Derecho. Hoy hablamos de Derechos Humanos Constitucionalizados en un Estado de Derecho,entendiendo por tal que a todo principio de derecho acompaña la seguridad de que el Estado se obliga a sí mismo a cumplirlo.

El camino de La Democracia no debe ser el camino del olvido. La memoria histórica nos consolidará. Resulta aplicable lo escrito por Ricard Vinyes: “La memoria del Estado” (coordinado por Tomás Lambré. R.Vinyes del Nuevo Extremo, Barcelona, España, 2009, p.58), citado por Ricardo L. Lorenzetti y Alfredo J.Kraut en “Derechos Humanos, Justicia y reparación” p.306 Ed. Sudamericana : “La memoria democrática en toda su pluralidad se instituye como un derecho civilno en un deber moral-que funda y basa un ámbito de responsabilidad en el gobierno y el deber político generado en la Administración es garantizar el ejercicio de este derecho con una política pública de la memoria, no instaurando una memoria pública”.

Memoria para no olvidar que bajo el pretexto de combatir a los grupos terroristas que operaban en el país, se implementó un programa de exterminio físico de opositores reales y potenciales, que nada tenían que ver con la subversión, de carácter orgánico y sistemático.

Memoria, para no olvidar que en el plano de la represión individual, fueron secuestradas y desaparecidas miles de personas y otros tanto fueron muertos, o encarcelados, sin causa ni juicio, sufriendo vejámenes y torturas. Cesantías arbitrarias, exilio, pérdida de derechos, etc.

Memoria, para no olvidar que en el plano de la organización política de la sociedad, se disuelve el Congreso Nacional, las Legislaturas provinciales, los Consejos Municipales. Se removió a los miembros de las Cortes Supremas de Nación y Provincias, al igual que a numerosos jueces. Se obligó a los miembros del Poder Judicial a jurar, respetar los Estatutos y Actas Liminares del Proceso de Reorganización Nacional, anteponiendo esas disposiciones por sobre la Constitución Nacional. A ello sumado la suspensión de actividades partidarias, gremiales, etc. la libertad de prensa, la desaparición de periodistas e imponiendo una mordaza a la opinión pública.

En el parágrafo 549 del Documento de Puebla, la Iglesia manifiesta: “La Doctrina de la Seguridad Nacional entendida como ideología absoluta no se armoniza con una visión cristiana del Hombre, en cuanto responsable de la realización de un proyecto temporal. Impone la tutela del pueblo por élites de poder, militares y políticas que conduce a una acentuada desigualdad de participación en los resultados del desarrollo.”

La restauración de la Democracia, de las Instituciones de la República y el Estado de derecho, en octubre de 1983 marcaron la recuperación del respeto por la Vida, la Libertad y la Justicia, recuperación para un futuro en Paz.

La sentencia contra el juicio a las Juntas, las numerosas sentencias emanadas de Tribunales de todo el país, la publicación del Libro “Nunca Más” (CONADEP), el Informe de la Comisión Bicameral de Derechos Humanos de Tucumán, las sentencias de la Corte Suprema de la Nación sobre imprescriptibilidad de los crímenes de lesa humanidad, la inconstitucionalidad de las leyes de obediencia debida y punto final, la inconstitucionalidad de los indultos, son todos hechos
históricos y trascendentes que han contribuido a poner fin a la impunidad.